domingo, 21 de febrero de 2016

Alejandro Valverde revienta la Vuelta a Andalucía

Difícil lo tenía en esta ocasión pero Alejandro Valverde se hizo finalmente con su cuarta Ruta del Sol, consolidándose como récordman de la competición. El murciano partía con una desventaja de 22 segundos sobre un líder tan potente como Tejay Van Garderen para afrontar la etapa con final en el Alto de Peñas Blancas, lugar donde se decidiría la carrera. 

Si bien en la contrarreloj del sábado su papel fue notable, no fue suficiente para estar con los cinco mejores de la prueba. Pero el Bala nos tenía reservada este domingo una verdadera sorpresa bajo la manga. Con un incontestable ataque a 7 kilómetros de meta, Alejandro echó por tierra las aspiraciones de sus contrincantes llegando a rondar el minuto de ventaja en su escapada en solitario. Fueron 48 los segundos sobre el líder y 36 sobre el segundo del día, Bauke Mollema. 

La victoria más trabajada de sus cuatro en una ronda andaluza en la que cuenta sus participaciones en los últimos 5 años con entorchados (no estuvo presente en 2015). El número uno mundial suma ya 92 oficiales como profesional desde 2002 y se acerca a la centena con paso firme. ¿Alcanzará la cifra mágica esta temporada? Por el momento nos sigue regalando exhibiciones y este año le veremos debutar en competiciones de la talla del Giro de Italia o el Tour de Flandes. Podemos seguir soñando despiertos con este monstruo de la bicicleta con el tenemos la suerte de deleitarnos.

Declaraciones del protagonista:

"Es la victoria más emocionante de mis cuatro aquí. Cierto es que las otras tres fueron bonitas, pero esta veía que se me complicaba demasiado. Me venía encontrando todo el día cómodo, dentro de que la etapa era durísima, y con el equipo también muy bien sabíamos que debíamos mover la carrera y aprovecharnos que varios equipos querían una carrera rápida para intentar desbancar a Van Garderen. Hemos lanzado todo el rato gente, con Rubén en la fuga y Dani en la parte final, y en la subida veía que los demás iban un poco justos y que si quería la general tenía que probar desde lejos. 

El año pasado en la Vuelta sufrí más que hoy, y eso que entré más atrás. Conocía la subida, la estuve reconociendo el otro día antes de empezar la carrera y sabía bien cómo moverme. Tenía referencias de detrás, pero no me fiaba y por eso he ido al 100% hasta meta, a tope. Sabía que estaba bien, pero no tan bien. He tenido un poco de suerte con eso y con la modificación del recorrido: ese paso adicional desde Ubrique me ha dado más oportunidad. 

He entrenado bien este invierno, con el tiempo que tenemos en Murcia otra cosa será imposible, pero los demás equipos, los que han venido a España, los que han corrido en Australia o Argentina... en general se aprecia un punto por encima en el nivel medio de todos los corredores, mejor que otros años a estas alturas. Por fortuna, con casi 36 años me encuentro mejor que con 22, y poder volver a estar arriba con los mejores me hace muy feliz. 

¿Dedicatorias? Son muchas. La principal es para Adriano Malori: todos sabéis que está recuperándose de su aparatosa caída en Argentina, y le mando un fuerte abrazo. También al gran trabajo del equipo, desde el primero hasta el último. La afición, que en Andalucía, como en toda España, es un espectáculo y me tratan de maravilla. Y por supuesto, mi familia, mis niños y todos mis seguidores. ¿Próximos objetivos? En dos semanas vamos a la Strade Bianche, luego Tirreno-Adriático, Milán-San Remo y luego, clásicas como Harelbeke y Flandes, donde debuto".

Clasificación de la quinta y última etapa: 

1. Alejandro Valverde (ESP-Movistar Team) 4:46:51
2. Bauke Mollema (HOL-Trek Factory Racing) a 0:36
3. Rafal Majka (POL-Tinkoff) a 0:42
4. Tejay Van Garderen (USA-BMC) a 0:48
5. Roman Kreuziger (Tinkoff) a 1:07
6. Dani Navarro (ESP-Cofidis) a 1:08

7. Wilco Kelderman (HOL-LottoNL-Jumbo) a 1:16
8. Igor Antón (ESP-Dimension Data) a 1:19
9. Mikel Nieve (ESP-Team Sky) a 1:27
10. Luis Ángel Maté (ESP-Cofidis) a 1:30

Clasificación general final: 

1. Alejandro Valverde (ESP-Movistar Team) 17.41:10
2. Tejay Van Garderen (USA-BMC) a 0:26
3. Bauke Mollema (HOL-Trek Factory Racing) a 0:52
4. Wilco Kelderman (HOL-LottoNL-Jumbo) a 0:56
5. Rafal Majka (POL-Tinkoff) a 1:11
6. Roman Kreuziger (CHE-Tinkoff) a 1:37
7. Wouter Poels (HOL-Team Sky) a 1:42
8. Brent Bookwalter (USA-BMC) a 2:03
9. Dani Navarro (ESP-Cofidis) a 2:14
10. Mikel Nieve (ESP-Team Sky) a 2:45

Declaraciones e imágenes: Movistar Team y Luis Ángel Gómez

martes, 15 de septiembre de 2015

Valverde se asegura el WorldTour tras la Vuelta


Alejandro Valverde ha repetido la hazaña de la pasada campaña (así como de 2006 y 2008) al conseguir sumar los puntos necesarios en la Clásica de San Sebastián y la Vuelta a España para figurar definitivamente en el primer puesto del ranking UCI WorldTour. Si bien en 2014 tuvo que luchar con Alberto Contador hasta la última prueba en Lombardía, en esta ocasión y gracias a sus excelentes resultados cosechados, se ha alzado con bastante antelación por lo que llegará a los Campeonatos del Mundo con suma tranquilidad y confianza.

Tras una actuación sobresaliente en el Tour de Francia, alcanzando el podio por vez primera en su carrera deportiva, el murciano adquirió una infección respiratoria debido al sobreesfuerzo de los últimos días y no llegó a la salida de San Sebastián en las mejores condiciones para defender el título conquistado la anterior campaña. Sin embargo, peleó con el grupo de favoritos por entrar en la mejor posición posible. Finalizó por delante en solitario Adam Yates, como hiciera el Bala en 2014, y solo Gilbert fue capaz de batir al líder del Movistar en el sprint del grupo perseguidor en el Boulevard. Quinta vez que se sube al cajón en la Klasikoa, con mucho mérito después de pasar unos días previos con medicación.

Así, se presentó en Marbella para comenzar una Vuelta a España que dejaba algunos interrogantes. Esta era la cuarta temporada consecutiva que ciclista español afrontaba el doblete Tour-Vuelta, y casi siempre en la pugna por el podio final, con lo que la fatiga acumulada en la mitad inicial del año podría pasar factura. En la primera semana todo indicaba que le volveríamos a ver con los mejores y, de hecho, añadió una nueva etapa a su palmarés (y ya van nueve) al sprint en Vejer de la Frontera ante todo un Peter Sagan. Desde que obtuvo su primer triunfo parcial en la Vuelta de 2003 han pasado 12 años en los que no ha parado de ganar a lo largo de la geografía peninsular.

Por contra, la fuerza que restaba en su depósito tras la ronda gala no era suficiente para afrontar con todas las garantías la alta montaña, más si cabe con una caída que le dejó semiinmovilizado el hombro durante algunas jornadas. Con todo, no marchaba en mala situación en la última semana y como colofón nos regaló una de las mejores cronos que recordamos en su carrera, al ser tercero el día que Dumoulin recuperó el jersey rojo, cerca de un minuto del holandés. Llegó a soñar con un nuevo podio (hubiera sido el cuarto seguido) y atacó en múltiples ocasiones, sobre todo en una etapa para el recuerdo en Ávila, pero el día en que la Vuelta se decidió en la sierra madrileña tuvo que conformarse con defender el Top 10 al no entrar en los grupos cabeceros. Aru dio un vuelco a la clasificación y Alejandro retuvo una séptima plaza que le otorga de manera matemática la victoria en el WorldTour un año más. Además, en la última jornada le arrebató a Joaquim Rodríguez el maillot verde de la regularidad para aparecer en la Cibeles con su hijo Pablo, como es costumbre. El de Las Lumbreras acumula con éste ya nueve top 10 en la Vuelta (iguala a Heras y Delgado) y cuatro títulos de mejor ciclista de la temporada.

Pero tratándose del Bala siempre quedan objetivos por cumplir, y el siguiente no es otro que el Mundial de Richmond en el que parte como capitán de la selección española. Un recorrido no ideal para sus condiciones pero que sí le reserva ciertas opciones a un superclase como él. No obstante, no podemos olvidar que es el máximo medallista en los Campeonatos de la historia en la categoría de ruta con dos platas y cuatro bronces. Sólo nos falta el arcoiris.

Para acabar este magnífico período, posiblemente dispute el Giro de Lombardia y también se espera su presencia en el Tour de Abu Dhabi, donde recogerá su premio de ganador del ranking WorldTour. Todo dependerá de lo que veamos en poco más de una semana en Estados Unidos. ¿Nos tendrá guardada aún otra sorpresa?

#VamosBala #GoBalaverde #ÚnicoBala

Multimedia relevante:




Imágenes y audio: Movistar Team

lunes, 27 de julio de 2015

Nunca te rindas

Podium Tour de Francia 2015: 2º Nairo Quintana, 1º Chris Froome, 3º Alejandro Valverde

Esta es la historia de un muchacho que soñó con triunfar en la mejor carrera ciclista del mundo. Un atleta con unas condiciones inigualables para la práctica de este deporte, capaz de encarar cualquier reto sin reparo alguno. Un chaval que se plantó en Francia para discutir la hegemonía de un marciano llamado Armstrong con un desparpajo fuera de lo común. Pero esta historia no tendría un desarrollo dorado desde luego.

Justo cuando no podíamos adivinar sus límites, cuando todos deseábamos que nadie nos despertase de ese sueño glorioso, apareció un fantasma que comenzó a arrebatarnos la ilusión lentamente. Lesiones, caídas, averías mecánicas, prohibiciones... infortunios de todo tipo al fin y al cabo. Aquel descaro se convirtió con los años en una inseguridad y una desconfianza que no le apreciábamos en otras competiciones de gran importancia. La enorme motivación que mostraba desde el principio de la ronda se volvía en su contra una y otra vez. Un amor jamás correspondido. 

Cuatro victorias de etapa de prestigio y diversas actuaciones épicas al ataque en Alpes y Pirineos le hacían seguir con su lucha imposible. Algún resquicio de esperanza se dejaba entrever, pero dos varapalos importantes en las pasadas ediciones parecían haber hastiado la paciencia de Alejandro. En 2013, cuando marchaba segundo y con las mejores piernas que se le recuerdan en el Tour (junto a las de este año), un inoportuno problema mecánico en una etapa de transición le hizo cortarse del pelotón para después perder una verdadera minutada que le hundiría en la clasificación general. El desasosiego se apoderó del murciano. La aventura de 2014 se presentaba como la última oportunidad de optar a lo máximo en esta carrera al centrar el Movistar Team todas sus cartas en él. Y desde luego las circunstancias fueron favorables en esta ocasión, y la diosa fortuna castigó a Froome y a Contador, no así a Valverde. Un Nibali imperial se tornó inalcanzable desde las primeras jornadas en la pugna por el maillot amarillo pero el sueño del podio se vislumbraba cerca. Fue más doloroso comprobar que las fuerzas no acompañaban en la última semana y la cómoda ventaja de la que disponía en tiempo fue menguando hasta ser mínima antes de la crono final. Y la dinámica siguió su camino en ésta, dejándole cruelmente a las puertas del éxito. En el último suspiro. 

'¿Por qué esta carrera en la que he invertido tantos esfuerzos, donde he rendido tanto, no me recompensa de algún modo?', pensaría. El de Las Lumbreras se resignó entonces de tal modo que llegó a decir que definitivamente no era su prueba, que jamás podría triunfar aquí. Y no tenía intención de volver a intentarlo. Esa idea se plasmó en la planificación de la temporada ya que Nairo Quintana, ganador del Giro de Italia 2014, gozaría del liderazgo del equipo esta vez. No se trataba de nada nuevo porque en el Tour 2013 cambiaron los papeles de gregario y líder para lograr retener el podio con el colombiano. Podemos decir que durante estas tres semanas no ha defraudado para nada en sus funciones y se ha desvivido por Nairo como uno más, dejando a un lado sus opciones individuales tanto a nivel de etapas como en la general.

Pero Alejandro ya demostró en la pasada Vuelta a España que cuando se quita el yugo de la presión que otorga la capitanía de escuadra lo hace a las mil maravillas y, aun dándolo todo por su líder cuando es preciso, puede guardarse balas en la recámara para obtener réditos personales. Pensamos en la espectacular pieza que nos dejó en Cumbres Verdes batiendo con mucha autoridad a Froome, Contador y Joaquim Rodríguez tras haberse empleado a lo largo de gran parte de la ascensión. En este julio no hubo victorias de etapa pero estuvo con los mejores durante todas y cada una de las jornadas decisivas, sirviendo de apoyo a su compañero Quintana como ocurriera en La Zubia.

Nunca es fácil correr un Tour de Francia y el peligro puede surgir en cualquier situación. En Zelande, una de las primeras e intrigantes etapas por Holanda, el Movistar en bloque se veía involucrado en un corte trasero a causa de algunas caídas que desmembraron el grupo principal. Con ellos viajaban Nibali o Joaquim Rodríguez, quienes también perdieron un minuto y medio aproximadamente con respecto a Froome o Contador. A la postre este valioso tiempo sería determinante para decidir el ganador pero la carrera no había hecho más que empezar. Salvada honrosamente la primera semana, incluida la inquietante etapa de los pavés, en los Pirineos (como antes en el Mur de Huy) Froome se mostró intratable, dando un golpe casi definitivo en La Pierre-Saint-Martin. Sin más contrarreloj que los 28 kilómetros por equipos (al margen de los 14 de apertura), donde el equipo español estuvo a la altura de Sky y BMC, los Alpes y algunas etapas previas de media montaña se antojaban claves para el desenlace. Confió Movistar en sus posibilidades en la tercera semana pero, a pesar de probarlo con todas las armas en las dos últimas jornadas, faltó quizás un poco más de iniciativa otros días para tratar de desbancar al líder o ir en busca de victorias parciales, ya fuera con Nairo o con Alejandro.  El británico sólo flaqueó al final pero no lo suficiente como para dejar escapar el amarillo.

La carrera se convirtió en una suerte de supervivencia al ir descendiendo posiciones día a día algunos de los favoritos, como primero los franceses Barguil, Pinot, Bardet y Peraud, o más tarde Nibali, Contador y Van Garderen. Valverde, extraordinario durante toda la competición, se plantaba en el cajón de forma un tanto inesperada tras haber comentado reiteradamente que todo su trabajo se focalizaría en la búsqueda del éxito con Quintana. El Bala arriesgó su puesto en el podio con valientes ataques lejanos por las consignas de su equipo y contaba constantemente con el aliento en la nuca de Contador y, sobre todo, Nibali. El italiano ganó en La Toussuire y se acercaba peligrosamente al puesto de podio del Alejandro a falta de la última etapa alpina camino del Alpe d'Huez, corta pero muy explosiva. Y no decepcionaron los azules en su asalto al liderato, demarrando conjuntamente con sus dos capos ya a 60 kilómetros de la meta. Los numerosos intentos de fuga fracasaron y solo restaba la ascensión al mítico puerto, en el que se decidirían las posiciones importantes. Nairo cumplió su papel, logrando escaparse por insistencia pero quedándose a las puertas de la victoria final y de la etapa.

Para Valverde la historia cambió por fin. Esta vez no era él quien perdía ritmo o tenía problemas mecánicos sino sus rivales. Por el contrario, se permitía el lujo de seguir atacando en su esfuerzo en favor de Quintana. Tras dejarse la piel en ello, se descolgó a la altura de Froome para cruzar la línea de meta junto a éste. Sí, era cierto: ALEJANDRO VALVERDE PODIO EN EL TOUR DE FRANCIA. Y con este anhelado titular en su cabeza explotó de la emoción ante los medios nada más llegar. "Esto es lo que he perseguido toda mi vida. Es muy grande. He sufrido mucho pero al final lo he conseguido", sollozaba entre lágrimas incontenibles.

Ese llanto sincero, profundo, da buena cuenta de la importancia de este logro en su carrera deportiva. De ese sueño inalcanzable que se hace realidad. Con ello honra al Tour, por el tremendo valor que le concede, y se humaniza ante una afición que ya de por sí estaba a sus pies. Alejandro tiene conexión con los fans por su carácter, por su humildad, por su forma de rodar sobre la bicicleta. Un ciclista capaz de ganar una Vuelta a España, numerosas grandes clásicas, carreras importantes de una semana como Dauphiné o la Volta, seis medallas mundiales y ser tres veces mejor corredor del año. Y esta temporada acumula triunfos en Lieja, Flecha, Catalunya, Mallorca, Campeonatos de España... y encabeza el ranking UCI WorldTour de nuevo. Además, ahora vendrán la Clásica de San Sebastián y la Vuelta.

En los Campos Elíseos disfrutó como ese niño que quería brillar en Francia. Lo hizo junto a sus hijos pequeños Natalia y Pablo ("Me hubiera gustado que estuvieran aquí Alejandro e Iván") y ante la atenta mirada de su esposa. Curioso es que hace 12 meses Pablito era quien lloraba desconsolado al enterarse de que finalmente no podría subir al podio. También salió su padre con el Movistar Team al completo, coronado como primero en la clasificación por equipos.

A sus 35 años sigue siendo el más completo, atendiendo a cada una de las disciplinas. Y lo mejor es que aún le restan objetivos ilusionantes que sumar a su extenso palmarés como Lombardía, Amstel Gold Race, Milán-San Remo, Tour de Flandes, Giro de Italia... y, cómo no, el Mundial. Este año muchos le presentan Richmond como su última oportunidad para aspirar al oro. Pero eso aseguraban el pasado año en el Tour y miren lo que ha sucedido. Jamás te rindas, esa es la lección que Valverde nos ha regalado. Y persigue tus sueños, nunca sabes cuándo se pueden cumplir.

¡GRACIAS BALA!

Fotos: Movistar Team y Graham Watson

Tweets relevantes







domingo, 28 de junio de 2015

Valverde vuelve a reinar en España


Alejandro Valverde se ha alzado con la victoria en la prueba de ruta de los Campeonatos de España disputados en Cáceres este fin de semana. De esta manera, repite el título cosechado en Talavera en el año 2008 después de hacerse con el jersey rojigualda también la pasada campaña en la disciplina contra el crono. El ciclista del Movistar Team superó al sprint a Carlos Barbero (Caja Rural-RGA Seguros) y a su compañero Jesús Herrada.

Con una temperatura asfixiante y un recorrido relativamente intenso, el murciano ha referido haberse sentido a gusto durante la prueba: "Me llevo un muy buen recuerdo de Cáceres: tres días muy a gusto, tranquilos y ahora, este triunfo. El calor no me desagrada, aunque hoy, como en Talavera, ha sido demasiado extremo.Era una llegada que me venía fenomenal y he podido aprovechar la punta de velocidad". El líder de la escuadra telefónica para esta carrera decidió no correr la contrarreloj en la que triunfaron Castroviejo, Gorka Izagirre y de nuevo Jesús Herrada, todos ellos azules. Igualmente hoy repitieron protagonismo con una eterna fuga de Imanol Erviti y dominando la situación, en número y esfuerzo. "El equipo ha llevado el pelotón controlado en todo momento y cada kilómetro que pasaba se veía más claramente que se iba a llegar al sprint. Sólo nos quedaba apretar a tope y luchar por la victoria", afirmó en la línea de llegada.

No obstante, al Bala se le pasó por la cabeza esperar a un compañero y ayudarle a vencer, como ya ocurriera en 2014 con Ion Izagirre o en la primera etapa de la Volta a Catalunya de este año con Rojas."En los metros finales, más que de Jesús, iba más pendiente de Barbero. Es muy difícil mirar atrás. Sólo puedes buscar la meta, los rivales son muy fuertes y, aunque al final he mirado buscando a mi compañero, he tenido que rematar", declaró.

Con una sonrisa en la cara al disfrutar de este éxito junto a sus tres hijos mayores, Alejandro ya pensaba en el Tour de Francia que comienza el próximo sábado en Utrecht: "Llegaremos en muy buena forma", aseguró también. Aún con el rol predefinido de escudero de Nairo Quintana, Valverde buscará resarcirse del cuarto puesto final de 2014 tratando de dar lo mejor de sus prestaciones.

Top 10 en Dauphiné

Tras la habitual concentración en Sierra Nevada, el doble ganador del Critérium du Dauphiné se plantó en la salida de esta nueva edición después de unas semanas sin competir. Durante las primeras jornadas le costó coger ritmo pero dejó destellos de calidad como la escapada de lujo junto a Nibali, Tony Martin, Gallopin y Rui Costa camino de Villard-de-Lans en la que claudicó a falta de 2 kilómetros para el final. 

Sin llegar a involucrarse del todo en la lucha por la general, el resto de días se defendió para confirmar un top 10 (novena plaza) que sabe a poco en relación al esfuerzo realizado pero que le permite sumar unos valiosos puntos de cara a la clasificación UCI WorldTour que lidera sobre Alberto Contador. En el Tour le tendremos a pleno rendimiento con total seguridad.

#GoBalaverde 

Foto y declaraciones: Movistar Team 

jueves, 4 de junio de 2015

Multimedia del reto Movistar entre Valverde y Chema Martínez



El pasado 23 de mayo tuvo lugar en el puerto de Haza Llanas (Guéjar Sierra, Granada) el Reto Movistar Team con fines solidarios entre Alejandro Valverde y el conocido atleta Chema Martínez. Los dos deportistas de élite compitieron a lo largo de 4 kilómetros por una de las múltiples vertientes a Sierra Nevada. A pesar de que ambos participantes obtendrían un premio en metálico, Valverde recogió mayor suma económica para dirigirla a la Fundación Cris Contra El Cáncer. 

En Valverde Fans no nos perdimos tan peculiar evento, en un día perfecto para la práctica deportiva y con un buen ambiente en cuanto a afición se refiere. Te ofrecemos algunas instantáneas que nos dejó aquel día para de paso conmemorar los 8 años de recorrido que cumple este espacio en la red!












:

lunes, 27 de abril de 2015

La semana de ensueño de Valverde en las Ardenas


Parece increíble pero aún a estas alturas Don Alejandro Valverde Belmonte nos sigue sorprendiendo una y otra vez en cada carrera que participa. El murciano ha sobrepasado todas nuestras expectativas al hacerse con sus terceras Flecha Valona y Lieja-Bastoña-Lieja de una manera absolutamente abrumadora. Y cerca nos quedamos de presenciar el triplete al finalizar en segunda posición la Amstel Gold Race, solo por detrás de Michal Kwiatkowski. A pesar de saberse la rueda a seguir por sus rivales y de que toda la responsabilidad cayera en muchos momentos sobre sus hombros, el Bala nos ha brindado unas actuaciones brillantes durante estas jornadas. Además, y como un regalo más de su 35 cumpleaños, se ha instalado en el primer puesto de la Clasificación UCI WorldTour por enésima ocasión en su carrera deportiva.

Le habíamos visto pletórico en anteriores pruebas, como en Cataluña, pero el breve parón de unos días sin competición nos podía crear ciertas dudas de cómo se presentaría en la Amstel, el primer asalto del famoso tríptico de las Ardenas. Pero estamos hablando de un ciclista cuya condición física se mantiene impecable a lo largo de los 365 días del año y aquí no podía ser menos. Aún superando un problema mecánico en su bicicleta, el líder del Movistar Team entró perfectamente colocado, gracias también a sus compañeros, en el último paso por el decisivo Cauberg. De forma inteligente, no quiso entrar al trapo en el clásico y potente ataque de Philippe Gilbert en la cota de Limburgo y esperó a la cima para dar alcance al belga y a Michael Matthews. Pero más corredores se sumaron en el último kilómetro y el desenlace aconteció al sprint. No era mala situación para Alejandro, que solo se vio rebasado por un prodigioso golpe de pedal del campeón del mundo Kwiatkowski, aunque el de Las Lumbreras aseguró en meta que dudó a la hora de completar su ataque justo al llegar a la cabeza de carrera. Parece mentira que esta competición aún no esté presente en su extenso palmarés pero seguro que hay muchas oportunidades todavía por delante.

Si la táctica aquí fue buena en las otras dos clásicas fue pluscuamperfecta. La inclusión de la cota de Cherave en la Flecha Valona inquietaba a buena parte del pelotón al estar situada justo antes del paso final por el mítico Mur de Huy. No así a Valverde que veía como el grupo se adentraba en los terroríficos últimos metros con menos unidades que nunca, en parte debido también a las múltiples caídas acontecidas previamente. Pero no todo iba a ser tan bonito ya que nadie quiso tomar el mando por temor a posibles ataques y tuvo que ser el propio Alejandro el que se pusiera al frente durante casi toda la ascensión. Desde luego no fue algo que le incomodara en exceso visto el aplomo que mostró entonces para, seguidamente, sellar su tercer triunfo en Huy con su punch definitivo. Segundo consecutivo tras el obtenido con similar autoridad en 2014, algo que no sucedía desde 1991. Con ello, iguala a otros cuatro ciclistas en el tope histórico de victorias en la Flecha con la ilusión de colocarse en lo más alto en solitario en próximas temporadas.

Y como todo se puede mejorar siempre nos faltaba la guinda del pastel: la ansiada tercera Lieja, su tercer monumento. Sin miedo a equivocarnos podemos afirmar que se trata de una de sus mejores obras deportivas desde el punto de vista estratégico. Su dominio de la carrera fue equivalente (o mayor si cabe) al mostrado unos días antes. El equipo Movistar respondió a las mil maravillas en una lluviosa jornada hasta que Valverde en primera persona seleccionó el pelotón en la Cota de Saint-Nicolas para hacerlo más manejable a antojo. Ante este movimiento se sucedieron varios intentos de otros participantes ilustres como Vincenzo Nibali pero ninguno conseguiría fructificar. Así, la rampa de Ans se erigiría como juez de la 101 edición de La Doyenne, como ha ocurrido en los últimos años. Los Katusha, en superioridad numérica, se encargaron de poner en jaque al Bala (ya sin compañeros) con Caruso pero, sobre todo, con un desafiante demarraje de Dani Moreno. Como no podía ser de otro modo, el peso de la caza correspondió nuevamente a Alejandro a quien parecía escapársele el sueño de la gloria. Nada de eso ocurrió puesto que a 600 metros aceleró para enganchar antes de la última curva al madrileño y encarar el sprint con una bala en la recámara. Conocedor de que Joaquim Rodríguez estaría a su rebufo, no quiso dar mucho margen a la sorpresa y se lanzó hacia una línea de llegada que le encumbró en el Olimpo de las Ardenas. Para muestra varios datos de interés que nos deja esta hazaña:

- Alejandro Valverde iguala a Houa, Schepers y De Bruyne con tres victorias en Lieja-Bastoña-Lieja (2006, 2008 y 2015), se coloca a una victoria de Argentin y a dos de Merckx.

- Alejandro Valverde es el único corredor de la historia junto a Ferdi Kübler (1951 y 1952) en conseguir dos dobletes Flecha-Lieja en un mismo año (2006 y 2015).

- Alejandro Valverde es el PRIMER ciclista en ganar la Liège-Bastogne-Liège con 9 años de diferencia entre la primera (2006) y la última (2015). Lo mismo ocurre con la Fleche Wallonne (2006-2015), aunque en este caso iguala a Rik Van Steenbergen (1949-1958) en el máximo.

- Alejandro Valverde se sitúa tercero en el ránking de triunfos en las clásicas de las Ardenas con 6, sólo por detrás de Eddy Merckx (10) y Moreno Argentin (7).

- Alejandro Valverde acumula hasta 13 podios en el tríptico de las Ardenas.

Sobra decir que estamos ante un ciclista irrepetible, inclasificable por su gran variedad de éxitos y su forma característica de correr. Aún hay ciertos sectores de aficionados que le reclaman mayor concentración en cuanto a la preparación de las clásicas a costa de las grandes vueltas pero, ¿acaso no son absolutamente compatibles a tenor de lo vivido estas últimas campañas? Una rara avis como Valverde no puede ceñirse a la disputa de ciertas pruebas del calendario sino que lo quiere correr TODO. Porque sabe que en cada competición en la que sea de la partida estará entre los mejores y podrá optar a la victoria. Olvidémonos de hasta dónde llegarán sus piernas en un futuro, sea próximo o más lejano, y disfrutemos de cada uno de sus triunfos en el presente.

#GoBalaverde

lunes, 30 de marzo de 2015

Alejandro completa su recital en la Volta

Alejandro Valverde ha redondeado una Volta a Catalunya 2015 de ensueño siendo el gran dominador de la prueba y marchándose con tres victorias en su haber, la última conseguida en la jornada de clausura en Barcelona. Además, acabó en la segunda posición de clasificación general solo por detrás de un enrrachado Richie Porte aunque, de no ser por la caída que tuvo lugar antes de la etapa reina, probablemente habríamos tenido al Bala en ese primer cajón. 

Lo acontecido en la ciudad condal no fue más que otra demostración del poderío del murciano en esta carrera. A 16 segundos del liderato antes del inicio de la etapa, el objetivo era dar el todo por el todo para asaltar el primer puesto. Lo probó con mucha potencia en la última de las vueltas al circuito de Montjuic pero el bloque del Sky arruinó sus esperanzas por lo que optó de forma inteligente por esperar a un sprint en el que se sabía fuerte ante la ausencia de grandes velocistas. Dan Martin, que ya había saltado unos kilómetros antes, puso en peligro el triunfo de Alejandro pero con la ayuda José Joaquín Rojas el grupo compacto echó por tierra las aspiraciones del ciclista del Cannondale-Garmin. Así pues, su compañero en Movistar le lanzó en los últimos metros para llevarle a levantar los brazos por vez tercera durante esta semana. La bonificación en meta de 10 segundos (más otros 2 obtenidos en una meta volante) le aupó como recompensa de la cuarta a una segunda plaza en la clasificación que sabe a poco incluso tras lo visto en la carretera.

Y es que el de Movistar, que ya se hiciera con la Volta 2009, tenía este año la longeva competición catalana en sus piernas. Sus triunfo parciales dan buena cuenta de su espléndido estado de forma que tratará de aprovechar el próximo fin de semana, aunque aún está por saber si participará por fin en el Tour de Flandes o por el contrario prefiere tomar un calendario más conservador en Estella, Rioja y Amorebieta. La gran duda está en arriesgarse a una caída antes de las Ardenas para descubrir la dura carrera flamenca o asegurarse una buena actuación en el norte de España. Sea como sea todo va encaminado de la mejor manera para presentarse en unas semanas a la Amstel Gold Race, primera del tríptico del belga-holandés.

Permanece atento en este espacio o en el Twitter @Valverde_Fans.

#GoBalaverde

viernes, 27 de marzo de 2015

Va por ti Xavi: Valverde vence en Valls

Un desatado Alejandro Valverde homenajeó de la mejor manera a Xavi Tondo Volpini, su compañero en Movistar Team hasta el día de su fallecimiento en mayo de 2011, al ganar la etapa de la Volta a Catalunya 2015 con final en su localidad de Valls. Especial recuerdo también para su 'mentor' Pablo Lastras un día después de su abandono por fractura de pelvis. Fue el propio equipo del Bala el que se encargó de mover la carrera a unos 50 kilómetros de meta provocando cortes en una zona propicia para los abanicos. Entonces el también murciano Ruben Fernández mantuvo vivo el ritmo del grupo cabecero recién formado junto a corredores de otras escuadras que se sumaron como Astana o Etixx.

Entonces Alejandro tomó el protagonismo, y no solo al tirar de este pelotón en un principio, sino además siendo el primero en atacar repetidamente antes de coronar la última ascensión para hacer la selección definitiva a 11 kilómetros del final. Contador y Porte reaccionaron entonces y tras ellos el resto de favoritos (exceptuando al líder De Clercq ya descolgado con antelación y a Dan Martin, entre otros) pero el ciclista del Movistar se exprimió aún más lanzándose en el descenso hasta que nadie pudo seguirle. Se marchó en solitario para plantarse en la llegada con 5 segundos de ventaja más la bonificación y una nueva victoria especialmente trabajada. Ahora se sitúa cuarto en la clasificación a 16 segundos del líder entrante Richie Porte restando dos etapas para acabar. Un posible sprint en Port Aventura y el circuito de Montjuic decidirán el podio de la prueba encuadrada en el World Tour.

Por si fuera poco, el Bala nos dio otra alegría al confirmar que tiene la intención de tomar la salida en el Tour de Flandes (5 de abril) antes de centrarse en sus clásicas favoritas de las Ardenas. Su propósito es conocer la exigente competición belga de los repechos adoquinados después de completar con buenos resultados la pasada temporada varias carreras de pavé y, sobre todo, en el 'sterrato' de la Strade Bianche.


Declaraciones de Alejandro Valverde:

“Ha sido un día muy bonito para nosotros. Sabíamos que hacía bastante viento en la parte final, íbamos todo el equipo muy atentos y siempre adelante y hemos decidido acelerar. Hemos conseguido provocar el abanico y dejado atrás a De Clercq y Martin; además nos hemos organizado bastante bien en la escapada, ya que nos interesaba a todos, y tiramos a tope. Una vez Rubén se ha apartado, he visto que empezaba a llevar todo el peso de la carrera desde el último kilómetro de la ascensión, así que he arrancado para intentar seleccionar el grupo. En el descenso tampoco me pasaban a relevo, he visto que había un corte, me he lanzado y he conseguido irme y lograr cinco segundos más”.

“Siempre que venimos a la Volta nos acordamos muchísimo de Xavi; realmente lo hacemos en todo momento, y cualquier victoria que consigue este equipo, aunque no lo digamos, es por él. Hoy también nos acordamos especialmente de Pablo tras su caída de ayer. Que sepa que todo el equipo está con él, que todos seguimos fuertes para hacerle feliz y que esta victoria también va por él”.

Fotos: Rafa Gómez/Ciclismo a Fondo y EFE.