Noticias de actualidad ciclista

Loading...

domingo, 28 de junio de 2015

Valverde vuelve a reinar en España


Alejandro Valverde se ha alzado con la victoria en la prueba de ruta de los Campeonatos de España disputados en Cáceres este fin de semana. De esta manera, repite el título cosechado en Talavera en el año 2008 después de hacerse con el jersey rojigualda también la pasada campaña en la disciplina contra el crono. El ciclista del Movistar Team superó al sprint a Carlos Barbero (Caja Rural-RGA Seguros) y a su compañero Jesús Herrada.

Con una temperatura asfixiante y un recorrido relativamente intenso, el murciano ha referido haberse sentido a gusto durante la prueba: "Me llevo un muy buen recuerdo de Cáceres: tres días muy a gusto, tranquilos y ahora, este triunfo. El calor no me desagrada, aunque hoy, como en Talavera, ha sido demasiado extremo.Era una llegada que me venía fenomenal y he podido aprovechar la punta de velocidad". El líder de la escuadra telefónica para esta carrera decidió no correr la contrarreloj en la que triunfaron Castroviejo, Gorka Izagirre y de nuevo Jesús Herrada, todos ellos azules. Igualmente hoy repitieron protagonismo con una eterna fuga de Imanol Erviti y dominando la situación, en número y esfuerzo. "El equipo ha llevado el pelotón controlado en todo momento y cada kilómetro que pasaba se veía más claramente que se iba a llegar al sprint. Sólo nos quedaba apretar a tope y luchar por la victoria", afirmó en la línea de llegada.

No obstante, al Bala se le pasó por la cabeza esperar a un compañero y ayudarle a vencer, como ya ocurriera en 2014 con Ion Izagirre o en la primera etapa de la Volta a Catalunya de este año con Rojas."En los metros finales, más que de Jesús, iba más pendiente de Barbero. Es muy difícil mirar atrás. Sólo puedes buscar la meta, los rivales son muy fuertes y, aunque al final he mirado buscando a mi compañero, he tenido que rematar", declaró.

Con una sonrisa en la cara al disfrutar de este éxito junto a sus tres hijos mayores, Alejandro ya pensaba en el Tour de Francia que comienza el próximo sábado en Utrecht: "Llegaremos en muy buena forma", aseguró también. Aún con el rol predefinido de escudero de Nairo Quintana, Valverde buscará resarcirse del cuarto puesto final de 2014 tratando de dar lo mejor de sus prestaciones.

Top 10 en Dauphiné

Tras la habitual concentración en Sierra Nevada, el doble ganador del Critérium du Dauphiné se plantó en la salida de esta nueva edición después de unas semanas sin competir. Durante las primeras jornadas le costó coger ritmo pero dejó destellos de calidad como la escapada de lujo junto a Nibali, Tony Martin, Gallopin y Rui Costa camino de Villard-de-Lans en la que claudicó a falta de 2 kilómetros para el final. 

Sin llegar a involucrarse del todo en la lucha por la general, el resto de días se defendió para confirmar un top 10 (novena plaza) que sabe a poco en relación al esfuerzo realizado pero que le permite sumar unos valiosos puntos de cara a la clasificación UCI WorldTour que lidera sobre Alberto Contador. En el Tour le tendremos a pleno rendimiento con total seguridad.

#GoBalaverde 

Foto y declaraciones: Movistar Team 

jueves, 4 de junio de 2015

Multimedia del reto Movistar entre Valverde y Chema Martínez



El pasado 23 de mayo tuvo lugar en el puerto de Haza Llanas (Guéjar Sierra, Granada) el Reto Movistar Team con fines solidarios entre Alejandro Valverde y el conocido atleta Chema Martínez. Los dos deportistas de élite compitieron a lo largo de 4 kilómetros por una de las múltiples vertientes a Sierra Nevada. A pesar de que ambos participantes obtendrían un premio en metálico, Valverde recogió mayor suma económica para dirigirla a la Fundación Cris Contra El Cáncer. 

En Valverde Fans no nos perdimos tan peculiar evento, en un día perfecto para la práctica deportiva y con un buen ambiente en cuanto a afición se refiere. Te ofrecemos algunas instantáneas que nos dejó aquel día para de paso conmemorar los 8 años de recorrido que cumple este espacio en la red!












:

lunes, 27 de abril de 2015

La semana de ensueño de Valverde en las Ardenas


Parece increíble pero aún a estas alturas Don Alejandro Valverde Belmonte nos sigue sorprendiendo una y otra vez en cada carrera que participa. El murciano ha sobrepasado todas nuestras expectativas al hacerse con sus terceras Flecha Valona y Lieja-Bastoña-Lieja de una manera absolutamente abrumadora. Y cerca nos quedamos de presenciar el triplete al finalizar en segunda posición la Amstel Gold Race, solo por detrás de Michal Kwiatkowski. A pesar de saberse la rueda a seguir por sus rivales y de que toda la responsabilidad cayera en muchos momentos sobre sus hombros, el Bala nos ha brindado unas actuaciones brillantes durante estas jornadas. Además, y como un regalo más de su 35 cumpleaños, se ha instalado en el primer puesto de la Clasificación UCI WorldTour por enésima ocasión en su carrera deportiva.

Le habíamos visto pletórico en anteriores pruebas, como en Cataluña, pero el breve parón de unos días sin competición nos podía crear ciertas dudas de cómo se presentaría en la Amstel, el primer asalto del famoso tríptico de las Ardenas. Pero estamos hablando de un ciclista cuya condición física se mantiene impecable a lo largo de los 365 días del año y aquí no podía ser menos. Aún superando un problema mecánico en su bicicleta, el líder del Movistar Team entró perfectamente colocado, gracias también a sus compañeros, en el último paso por el decisivo Cauberg. De forma inteligente, no quiso entrar al trapo en el clásico y potente ataque de Philippe Gilbert en la cota de Limburgo y esperó a la cima para dar alcance al belga y a Michael Matthews. Pero más corredores se sumaron en el último kilómetro y el desenlace aconteció al sprint. No era mala situación para Alejandro, que solo se vio rebasado por un prodigioso golpe de pedal del campeón del mundo Kwiatkowski, aunque el de Las Lumbreras aseguró en meta que dudó a la hora de completar su ataque justo al llegar a la cabeza de carrera. Parece mentira que esta competición aún no esté presente en su extenso palmarés pero seguro que hay muchas oportunidades todavía por delante.

Si la táctica aquí fue buena en las otras dos clásicas fue pluscuamperfecta. La inclusión de la cota de Cherave en la Flecha Valona inquietaba a buena parte del pelotón al estar situada justo antes del paso final por el mítico Mur de Huy. No así a Valverde que veía como el grupo se adentraba en los terroríficos últimos metros con menos unidades que nunca, en parte debido también a las múltiples caídas acontecidas previamente. Pero no todo iba a ser tan bonito ya que nadie quiso tomar el mando por temor a posibles ataques y tuvo que ser el propio Alejandro el que se pusiera al frente durante casi toda la ascensión. Desde luego no fue algo que le incomodara en exceso visto el aplomo que mostró entonces para, seguidamente, sellar su tercer triunfo en Huy con su punch definitivo. Segundo consecutivo tras el obtenido con similar autoridad en 2014, algo que no sucedía desde 1991. Con ello, iguala a otros cuatro ciclistas en el tope histórico de victorias en la Flecha con la ilusión de colocarse en lo más alto en solitario en próximas temporadas.


Y como todo se puede mejorar siempre nos faltaba la guinda del pastel: la ansiada tercera Lieja, su tercer monumento. Sin miedo a equivocarnos podemos afirmar que se trata de una de sus mejores obras deportivas desde el punto de vista estratégico. Su dominio de la carrera fue equivalente (o mayor si cabe) al mostrado unos días antes. El equipo Movistar respondió a las mil maravillas en una lluviosa jornada hasta que Valverde en primera persona seleccionó el pelotón en la Cota de Saint-Nicolas para hacerlo más manejable a antojo. Ante este movimiento se sucedieron varios intentos de otros participantes ilustres como Vincenzo Nibali pero ninguno conseguiría fructificar. Así, la rampa de Ans se erigiría como juez de la 101 edición de La Doyenne, como ha ocurrido en los últimos años. Los Katusha, en superioridad numérica, se encargaron de poner en jaque al Bala (ya sin compañeros) con Caruso pero, sobre todo, con un desafiante demarraje de Dani Moreno. Como no podía ser de otro modo, el peso de la caza correspondió nuevamente a Alejandro a quien parecía escapársele el sueño de la gloria. Nada de eso ocurrió puesto que a 600 metros aceleró para enganchar antes de la última curva al madrileño y encarar el sprint con una bala en la recámara. Conocedor de que Joaquim Rodríguez estaría a su rebufo, no quiso dar mucho margen a la sorpresa y se lanzó hacia una línea de llegada que le encumbró en el Olimpo de las Ardenas. Para muestra varios datos de interés que nos deja esta hazaña:

- Alejandro Valverde iguala a Houa, Schepers y De Bruyne con tres victorias en Lieja-Bastoña-Lieja (2006, 2008 y 2015), se coloca a una victoria de Argentin y a dos de Merckx.

- Alejandro Valverde es el único corredor de la historia junto a Ferdi Kübler (1951 y 1952) en conseguir dos dobletes Flecha-Lieja en un mismo año (2006 y 2015).

- Alejandro Valverde es el PRIMER ciclista en ganar la Liège-Bastogne-Liège con 9 años de diferencia entre la primera (2006) y la última (2015). Lo mismo ocurre con la Fleche Wallonne (2006-2015), aunque en este caso iguala a Rik Van Steenbergen (1949-1958) en el máximo.

- Alejandro Valverde se sitúa tercero en el ránking de triunfos en las clásicas de las Ardenas con 6, sólo por detrás de Eddy Merckx (10) y Moreno Argentin (7).

- Alejandro Valverde acumula hasta 13 podios en el tríptico de las Ardenas.



Sobra decir que estamos ante un ciclista irrepetible, inclasificable por su gran variedad de éxitos y su forma característica de correr. Aún hay ciertos sectores de aficionados que le reclaman mayor concentración en cuanto a la preparación de las clásicas a costa de las grandes vueltas pero, ¿acaso no son absolutamente compatibles a tenor de lo vivido estas últimas campañas? Una rara avis como Valverde no puede ceñirse a la disputa de ciertas pruebas del calendario sino que lo quiere correr TODO. Porque sabe que en cada competición en la que sea de la partida estará entre los mejores y podrá optar a la victoria. Olvidémonos de hasta dónde llegarán sus piernas en un futuro, sea próximo o más lejano, y disfrutemos de cada uno de sus triunfos en el presente.

#GoBalaverde

lunes, 30 de marzo de 2015

Alejandro completa su recital en la Volta

Alejandro Valverde ha redondeado una Volta a Catalunya 2015 de ensueño siendo el gran dominador de la prueba y marchándose con tres victorias en su haber, la última conseguida en la jornada de clausura en Barcelona. Además, acabó en la segunda posición de clasificación general solo por detrás de un enrrachado Richie Porte aunque, de no ser por la caída que tuvo lugar antes de la etapa reina, probablemente habríamos tenido al Bala en ese primer cajón. 

Lo acontecido en la ciudad condal no fue más que otra demostración del poderío del murciano en esta carrera. A 16 segundos del liderato antes del inicio de la etapa, el objetivo era dar el todo por el todo para asaltar el primer puesto. Lo probó con mucha potencia en la última de las vueltas al circuito de Montjuic pero el bloque del Sky arruinó sus esperanzas por lo que optó de forma inteligente por esperar a un sprint en el que se sabía fuerte ante la ausencia de grandes velocistas. Dan Martin, que ya había saltado unos kilómetros antes, puso en peligro el triunfo de Alejandro pero con la ayuda José Joaquín Rojas el grupo compacto echó por tierra las aspiraciones del ciclista del Cannondale-Garmin. Así pues, su compañero en Movistar le lanzó en los últimos metros para llevarle a levantar los brazos por vez tercera durante esta semana. La bonificación en meta de 10 segundos (más otros 2 obtenidos en una meta volante) le aupó como recompensa de la cuarta a una segunda plaza en la clasificación que sabe a poco incluso tras lo visto en la carretera.

Y es que el de Movistar, que ya se hiciera con la Volta 2009, tenía este año la longeva competición catalana en sus piernas. Sus triunfo parciales dan buena cuenta de su espléndido estado de forma que tratará de aprovechar el próximo fin de semana, aunque aún está por saber si participará por fin en el Tour de Flandes o por el contrario prefiere tomar un calendario más conservador en Estella, Rioja y Amorebieta. La gran duda está en arriesgarse a una caída antes de las Ardenas para descubrir la dura carrera flamenca o asegurarse una buena actuación en el norte de España. Sea como sea todo va encaminado de la mejor manera para presentarse en unas semanas a la Amstel Gold Race, primera del tríptico del belga-holandés.

Permanece atento en este espacio o en el Twitter @Valverde_Fans.

#GoBalaverde

Vídeo últimos kilómetros etapa final:

viernes, 27 de marzo de 2015

Va por ti Xavi: Valverde vence en Valls

Un desatado Alejandro Valverde homenajeó de la mejor manera a Xavi Tondo Volpini, su compañero en Movistar Team hasta el día de su fallecimiento en mayo de 2011, al ganar la etapa de la Volta a Catalunya 2015 con final en su localidad de Valls. Especial recuerdo también para su 'mentor' Pablo Lastras un día después de su abandono por fractura de pelvis. Fue el propio equipo del Bala el que se encargó de mover la carrera a unos 50 kilómetros de meta provocando cortes en una zona propicia para los abanicos. Entonces el también murciano Ruben Fernández mantuvo vivo el ritmo del grupo cabecero recién formado junto a corredores de otras escuadras que se sumaron como Astana o Etixx.

Entonces Alejandro tomó el protagonismo, y no solo al tirar de este pelotón en un principio, sino además siendo el primero en atacar repetidamente antes de coronar la última ascensión para hacer la selección definitiva a 11 kilómetros del final. Contador y Porte reaccionaron entonces y tras ellos el resto de favoritos (exceptuando al líder De Clercq ya descolgado con antelación y a Dan Martin, entre otros) pero el ciclista del Movistar se exprimió aún más lanzándose en el descenso hasta que nadie pudo seguirle. Se marchó en solitario para plantarse en la llegada con 5 segundos de ventaja más la bonificación y una nueva victoria especialmente trabajada. Ahora se sitúa cuarto en la clasificación a 16 segundos del líder entrante Richie Porte restando dos etapas para acabar. Un posible sprint en Port Aventura y el circuito de Montjuic decidirán el podio de la prueba encuadrada en el World Tour.

Por si fuera poco, el Bala nos dio otra alegría al confirmar que tiene la intención de tomar la salida en el Tour de Flandes (5 de abril) antes de centrarse en sus clásicas favoritas de las Ardenas. Su propósito es conocer la exigente competición belga de los repechos adoquinados después de completar con buenos resultados la pasada temporada varias carreras de pavé y, sobre todo, en el 'sterrato' de la Strade Bianche.


Declaraciones de Alejandro Valverde:

“Ha sido un día muy bonito para nosotros. Sabíamos que hacía bastante viento en la parte final, íbamos todo el equipo muy atentos y siempre adelante y hemos decidido acelerar. Hemos conseguido provocar el abanico y dejado atrás a De Clercq y Martin; además nos hemos organizado bastante bien en la escapada, ya que nos interesaba a todos, y tiramos a tope. Una vez Rubén se ha apartado, he visto que empezaba a llevar todo el peso de la carrera desde el último kilómetro de la ascensión, así que he arrancado para intentar seleccionar el grupo. En el descenso tampoco me pasaban a relevo, he visto que había un corte, me he lanzado y he conseguido irme y lograr cinco segundos más”.

“Siempre que venimos a la Volta nos acordamos muchísimo de Xavi; realmente lo hacemos en todo momento, y cualquier victoria que consigue este equipo, aunque no lo digamos, es por él. Hoy también nos acordamos especialmente de Pablo tras su caída de ayer. Que sepa que todo el equipo está con él, que todos seguimos fuertes para hacerle feliz y que esta victoria también va por él”.

Fotos: Rafa Gómez/Ciclismo a Fondo y EFE.

martes, 24 de marzo de 2015

Valverde se hace con la primera en el WorldTour: doblete murciano en la Volta


Alejandro Valverde ha sumado la segunda victoria de la temporada, tras la conseguida en la Challenge de Mallorca, con motivo de la etapa de la Volta a Catalunya con final en Olot. Se trata de la primera que contabiliza puntos en la clasificación UCI WorldTour, donde finalizó en lo más alto el pasado año. El ciclista español alcanzó la meta casi de la mano de su buen amigo y compañero en el Movistar Team José Joaquín Rojas ('Qué clase que tiene el bicho!! Enhorabuena Bala', tuiteó nada más llegar). Si bien el de Cieza era el puntal del equipo para la jornada de hoy, el objetivo de la victoria hizo a Alejandro asegurarse la gloria ante el empuje del resto de rivales. Tan combativo como siempre, ya lo probó antes en el alto que se situaba a 15 km del final.

Inesperado éxito en un día marcado por la mala climatología que ha dejado sin cobertura televisiva buena parte del trazado. La puesta a punto de estos días atrás en Italia, sobre todo gracias a la Milán-San Remo del domingo, y el excelente estado de forma que ya mostró en las primeras semanas de la campaña han sido claves para alcanzar el triunfo: "Más que para descolocar sprinters, el trabajo del equipo en los últimos kilómetros era para estar bien colocados nosotros ante la lluvia y el peligro final", daba a entender Valverde en declaraciones a su escuadra. "Los compañeros siempre han estado preocupados de nosotros con la lluvia. Les doy las gracias a todos ellos y al equipo por su labor", agradeció.

Ahora se sitúa cuarto después de la escapada de la etapa de ayer en la que los tres fugados obtuvieron una renta de casi 3 minutos. No obstante, hoy logró recortar los 10 segundos de la bonificación aunque se trata aún de una empresa complicada. No son pocas las amenazas que encontrará esta semana de camino a Montjuic: Froome, Contador, Urán, Aru, Porte, Van Garderen, Talansky, etc. Además, el terreno y el tiempo tampoco pondrán facilidades en esta Volta siempre que quiera revalidar el título de 2009.

En el sorprendente sprint Valverde parecía mirar hacia atrás buscando a Rojas para cederle el honor pero la línea de meta se echó encima. Una escena que nos ha recordado mucho a la quinta etapa de la Vuelta a Castilla y León 2009.

Por supuesto, no faltaron las condolencias hacia los afectados por el trágico accidente del vuelo 4U9525 y el recuerdo hacia su antiguo compañero Xavi Tondo: "Quiero aprovechar en mi nombre y en el del equipo para mandar nuestro pésame a todos los familiares y amigos de las víctimas del fatal accidente de avión en los Alpes, además de un fuerte abrazo para toda la familia de Xavi Tondo. Vivía en Olot y tanto hoy como todos estos días le tenemos presente y le recordamos allá donde esté".

Vídeo de los últimos kilómetros:

lunes, 23 de marzo de 2015

Valverde encendido

"Lo que no me podrán reprochar es que en cada carrera estoy ahí siempre entre los mejores". Esta es una frase que se repite en cada entrevista a Alejandro Valverde y que no refleja más que una realidad palpable. Cuando llevamos ya varias semanas de competición en este 2015, podemos asegurar que el Bala sigue en mejor forma que nunca. Si bien no ha logrado tantas victorias como el año pasado a estas alturas, el murciano sí se estrenó a lo grande en la Challenge de Mallorca (a finales de enero) con una genuina cabalgada de más de 100 kilómetros en el Trofeo Sierra de Tramuntana. Se fue deshaciendo uno a uno de sus rivales hasta completar su gesta con el triunfo en solitario. No obstante, la jornada anterior se quedó muy cerca también al finalizar segundo en el Mirador d’Es Colomer. Sumando ésta atesora en total 85 victorias en sus 14 temporadas como profesional. Casi nada.

En febrero seguiría con la misma dinámica luchadora en la gira por Oriente Medio. Primero en el Dubai Tour dejando a Juanjo Lobato tercero en la clasificación general y ocupando el puesto inmediatamente posterior. En la etapa con final en el muro de Hatta el número 1 del mundo en 2014 sólo se vio superado por el alemán John Degenkolb, a la postre ganador de la Milán-San Remo. Después llegaría el Tour de Qatar en el que un resfriado y el terreno poco propicio no le dejaron brillar mucho como sí ocurriera en Omán con el podio como resultado. Sin embargo, la victoria se le resistió de nuevo en el sprint de Al Bustan, con Cancellara como verdugo, y en Green Mountain donde se tuvo que conformar con la tercera plaza. Buen balance y muy combativo en cada oportunidad que la competición presentó.

Y qué mejor manera de comenzar el mes de marzo que recibiendo un premio por la Asociación Española de Prensa Deportiva al trabajo realizado la pasada campaña cuando tanto Movistar Team como el propio Alejandro fueron coronados como los mejores del mundo. Pero donde realmente desató su euforia desmedida fue en la Strade Bianche Eroica Pro, la primera de las tres clásicas que ha disputado en Italia. Tras los excelentes resultados cosechados en 2014 (incluyendo el épico triunfo en la Roma Maxima, este año suspendida), el Bala se presentó a la salida de la prueba de los caminos de 'sterrato' con la mayor confianza. Nadie pone en duda la habilidad de Valverde sobre la bicicleta pero en las inmediaciones de Siena nos dio una muestra de potencia digna de los grandes rodadores en las carreteras blancas. De hecho, se las apañó para reventar una carrera que terminaría peleando junto a grandes especialistas del pavé. Fue el primero de los favoritos en dar la cara, en más de una ocasión, y neutralizó algunas intentonas para después entrar con facilidad en la criba definitiva. Así, en la subida final de Vía Santa Caterina se las vería con Van Avermaet y Stybar quienes le superaron con claridad en sendos ataques. El derroche de energía a lo largo de toda la competición pasó factura a un Alejandro que además no se alimentó adecuadamente en los últimos kilómetros. Con ello repitió el puesto en el podio de la pasada temporada, bien ganado a pulso.


También un año más volvió a ser protagonista en el GP Nobili marchándose en los últimos 30 kilómetros junto a un viejo conocido como Davide Rebellin. Cuando parecía que alcanzaban una diferencia importante de más de medio minuto (en mayor parte gracias al trabajo del ciclista de Movistar), detrás se pusieron a trabajar para acabar echando abajo la fuga a 8 de meta. Todavía tuvo fuerzas para dejar bien situado en el sprint a Juanjo Lobato, el líder del equipo para Milán-San Remo, que finalizaría cuarto. No entraba en los planes de Valverde disputar la Classicissima, el primer monumento de la temporada, pero el deseo de Unzué de alcanzar la gloria con el gaditano en Vía Roma le llevó allí como apoyo. Nueve años llevaba sin participar en esta centenaria competición que aún falta en su palmarés. Con todo, Lobato no encontró su mejor golpe de pedal y el murciano, que en unas horas tendría que volar a Cataluña para correr al día siguiente en la Volta, respondió de la mejor manera al encontrarse una vez más entre los mejores saltando a los ataques en el Poggio y tomando el descenso hacia la llegada en las primeras cinco posiciones. Pero la gran afluencia de sprinters en el grupo le dejó sin opciones finalizando 20º en su primera prueba World Tour de 2015. Se espera la adición de la cota de Pompeiana en campañas venideras para añadir dureza al final por lo que seguramente le volvamos a ver disputando esta histórica clásica que aún se le resiste. 

Lo que no cambia es la cita con la que se abre este post. Da igual el terreno o la disciplina. Nunca falla, siempre está en disposición de victoria. Y si no median problemas lo mismo ocurrirá en Cataluña donde se encuentra con rivales de la talla de Froome o Contador. Después vendrán las Ardenas, uno de los grandes objetivos de la temporada junto al Tour de Francia y la Vuelta a España. ¡Que continúe el espectáculo! #GoBalaverde

lunes, 17 de noviembre de 2014

El Valverde más versátil

Ahora que vemos la temporada 2014 desde la lejanía es buen momento para analizar un año que nos ha deparado muchas y buenas alegrías a los valverdistas. Ya no es solo que el genio de Las Lumbreras haya completado su mejor campaña hasta la fecha (o al menos la más completa en cuanto a resultados) sino la manera con la que lo ha logrado a sus 34 primaveras. La diversidad de terrenos por los que ha rodado e impresionado con su golpe de pedal ha sido inmensa. En línea, en crono, en adoquín, en tierra... no importa, siempre disfrutamos de un Valverde competitivo.

Comenzó esta aventura en Dubai, donde ya dio muestras de la agresividad con la que nos sorprendería durante la primera parte del año. Atacó en la primera gran montaña a la que se enfrentó aunque le faltara terreno para prolongar su ofensiva y distanciar al pelotón. Sin embargo, se trataba de un aviso para navegantes.

Después de que no pudiera tomar la salida en la Challenge de Mallorca por una gripe, Alejandro se hizo con la primera victoria de la temporada en el prólogo de 7,3 km de la Vuelta a Andalucía superando con facilidad a especialistas como Tom Dumoulin, Bradley Wiggins o Richie Porte. Pero no quedaría ahí la cosa ni mucho menos porque aún nos tenía reservadas dos de sus espectaculares arrancadas en finales uphill llevándose sendos triunfos en San Catalina y Cabra. Para cerrar este capítulo se convirtió en el corredor con más títulos en la historia de la llamada Ruta del Sol al lograr su tercer entorchado consecutivo. Conoceríamos también entonces que su esposa esperaba otro bebé, lo que suponía un motivo más de alegría en este 2014.

Además, en la Vuelta a Murcia repitió operación al convertirse en el ciclista con más victorias en su palmarés. En una edición de un solo día dominó a placer la carrera de casa atacando en varias ocasiones hasta plantarse en solitario en el castillo de Lorca. Tampoco se bajó del podio en la Strade Bianche, si bien se quedó con las ganas de luchar por el primer peldaño después de dejar marchar a dos caballos como Peter Sagan y Michal Kwiatkowski. No se quedó de brazos cruzados el de Movistar tratando de darles caza en las carreteras de sterrato de las proximidades de la ciudad italiana de Siena. Fue un preludio de lo que sucedería en el Mundial de Ponferrada donde el polaco Kwiatko se escapó de las manos del Bala quien solo pudo ser tercero finalmente.

Sin tiempo para asimilar este resultado, unas horas después daría una de las mayores exhibiciones que se le recuerdan a lo largo de su carrera deportiva alzando los brazos a los pies del Coliseo Romano. Sin acusar la fatiga de una clásica tan exigente como la del día anterior, Alejandro movió la Roma Maxima desde muy lejos (a unos 50 km de meta) y se distanció del pelotón junto al veterano Domenico Pozzovivo. Juntos formaron una provechosa alianza que les plantó en la capital con unos metros sobre el grupo y Valverde aún guardaba fuerzas para esprintar por la gloria dejándonos una preciosa estampa para nuestra memoria.

Con un cómodo colchón de 6 victorias, el Bala disputó otra prueba en Italia, el GP Nobili, donde lo intentó desde aún más lejos y a punto estuvo de dar la campanada de nuevo. Seguidamente viajó a Bélgica para debutar en las clásicas de pavé con la preparación de la etapa de los tramos de la Roubaix presente en el Tour de Francia de fondo. El español impresionó en la Dwars door Vlaanderen tomando incluso la iniciativa en ciertos momentos de la competición aunque se le acabase haciendo un poco larga. Menos pudo brillar en el E3 Harelbeke, la primera carrera WorldTour que disputó en la temporada, donde un problema mecánico eliminó todas sus opciones. De regreso a España, estrenó su cuenta en el GP de Indurain tras llevar a cabo una magnífica estrategia el Movistar Team, la escuadra anfitriona en Estella. Un majestuoso Valverde que no encontró rival en la clásica navarra.

Pero los primeros puntos WorldTour llegarían en el País Vasco, prueba que dinamitó desde el inicio tensando a Alberto Contador con un demarraje bestial en el Alto de Gaintza, otra de las grandes imágenes que nos brinda esta temporada. Sin embargo, su coraje no tuvo el fruto esperado en esta ocasión ya que, pese a partir como segundo a 12" del líder en la contrarreloj definitiva, echó por tierra todas sus esperanzas en ésta siendo quinto a la postre en la clasificación. Fue el primer borrón del año en una vuelta que se le resiste con el paso del tiempo. La cura a esta herida no podía ser sino la participación en sus amadas Ardenas, a pesar de que vivmos un déjà vi del Campeonato del Mundo de 2012 en la Amstel Gold Race cuando Gilbert reventó al resto de favoritos en el Cauberg. Solo pudo ser cuarto en esta dura prueba en la que nunca termina de rematar.

El Mur de Huy se antojaba demasiado para un Alejandro que ha sufrido mucho en esta explosiva ascensión desde que se impusiera en 2006 pero, como en Roma, rompió todas esas dudas y ganó con una autoridad extraordinaria. Aguantó con mucha sangre fría las intentonas de Kwiatkowski o Dani Martin y asestó un hachazo tan contundente que nadie pudo seguirle. La explosión de júbilo a su llegada fue mayúscula. Significaba la primera victoria en el WorldTour desde más de un año atrás y las emociones eran muy intensas. Y muy cerquita nos quedamos de saborear un tercer monumento en Lieja donde completó un fantástico tríptico con la segunda plaza, rebasado únicamente por Simon Gerrans en la 100ª edición de la Decana. El ciclista murciano controló muy bien todos los cortes para jugárselo todo a la carta del sprint. Falló por poco en los cálculos pero nos dejó unas sensaciones espléndidas. Hay que recordar que por estas alturas era el corredor con más victorias de la campaña.

Visto su gran estado de forma, Eusebio y el corredor prefirieron prescindir del Critérium du Dauphiné, incluido en principio en la planificación, por una vuelta más corta como la Route du Sud. No pisó mucho el acelerador pero acabó segundo tras dejar el protagonismo a sus compañeros en la etapas importantes. La noticia saltó en Ponferrada unos días después al colgarse la medalla de oro en la prueba de contrarreloj de los Campeonatos de España, algo que no había conseguido hasta ahora. También llegó de la mano de su compañero Ion Izagirre a quien cedió el jersey rojigualda en ruta. Si bien el nivel de participación no fue espectacular y el Movistar copó con facilidad las mejores posiciones, la seguridad de cara al Tour era total tras aquel fin de semana.

Un Tour en el que tomó la partida como líder único de su equipo, sin un Quintana que descansaba ya de la resaca de su triunfo en el Giro. Si bien vimos al Alejandro más regular en una gran vuelta desde su victoria en la Vuelta a España 2009, nos quedamos con la miel en los labios después de quedarse fuera del podio en una tercera semana complicada. En la primera parte de la ronda gala se presentó como gran candidato al cajón pero los últimos días fueron más un suplicio que una celebración aún tocando con los dedos los puestos de honor. Se batió en el adoquín, aguantó en la montaña y sufrió en la crono. La presión y, quizá, un fondo insuficiente pudieron ser los culpables de esta pequeña decepción. No olvidemos que solo disputó la Itzulia como única vuelta importante previa al Tour en primavera, olvidándose de Catalunya, París-Niza, Tirreno, Romandía, Dauphiné o Suiza.

Para seguir con la tónica de la temporada, dispersó de un plumazo los fantasmas que pesaban sobre él marcándose una pluscuamperfecta Clásica de San Sebastián. La introducción del monte Igeldo en el trazado le favoreció de tal modo que seleccionó la carrera y su descenso fue decisivo para que Valverde se escapara del grupo de elegidos. Entró victorioso en el Boulevard donostiarra recordándonos que seguía siendo el rey de 2014. La Vuelta se revelaba como un paso más en la preparación para el Mundial pero su compañero Nairo Quintana tuvo que abandonar por las caídas cuando marchaba como líder de la General. La responsabilidad caía de nuevo sobre sus espaldas pero esta vez no defraudó al defender y retener su sexto podio en la ronda española. Por el camino nos dejó una antológica actuación en la cima de Cumbres Verdes donde trabajó para el campeón colombiano de Movistar y aún tuvo fuerzas para romper a titanes como Contador, Froome o Joaquim Rodríguez. Una de esas jornadas en las que seguidores y no tan seguidores se rinden al potencial del Bala. "No soy sólo un ciclista de clásicas, si lo fuera, no hubiera ganado una Vuelta a España o hubiera hecho podio en otras", se reivindicaba hace poco en una entrevista. Con muy buenos papeles en las CRI y con la templanza con la que acostumbra últimamente a tratar las etapas de montaña, se fue satisfecho y con una sonrisa en la cara de Santiago de Compostela y camino del otro gran objetivo del año, el Mundial de Ponferrada.

Aunque Alejandro tratara de quitarse presión de antemano en la rueda de prensa, el seleccionador español y toda la afición le asignaron el rol de líder. La falta de dureza en el recorrido y la lluvia templaron los ánimos hasta la vuelta definitiva donde todos esperaban la reacción de España. Valverde cumplió a la perfección la estrategia marcada de inicio por Javier Mínguez y sumó una nueva medalla a su colección, en la que ya acumula más metales que nadie en la historia (6). Una lástima que Kwiatkowski se adelantara al resto de favoritos con su ataque sorpresa a 10 km de la llegada. Pero el balance era más que positivo después de ganar en el sprint de los capos a hombres rápidos y solo claudicar ante Gerrans.

Nos faltaba la guinda. El Giro de Lombardía sería juez en la pugna por la Clasificación UCI WorldTour entre Alberto Contador y el propio Alejandro. No tuvo problemas el murciano para certificar su primer puesto en el prestigioso ranking mundial al finalizar segundo en la clásica italiana. Dan Martin fue el más listo al anticiparse al cara a cara con el resto de favoritos. Parece increíble que estemos en condiciones de exigirle este tipo de triunfos tras esta impresionante temporada pero él mismo reconoce que echa en falta algunos éxitos todavía en su palmarés como algún monumento más (Lombardía sin ir más lejos), el Mundial o el podio del Tour. Sólo con que mantenga una parte del nivel deportivo que nos ha mostrado durante estos meses servirá para seguir viéndole luchar por las mejores carreras en los tres años de contrato que tiene firmados con el mejor equipo del mundo. Pero por ahora solo nos queda plegarnos ante el número uno y felicitarle por su reciente paternidad.

#GrandeBalaverde