Noticias de actualidad ciclista

Loading...

viernes, 11 de febrero de 2011

Valverde: "No quiero irme sin estar en el podio del Tour"

Más que piel, Alejandro Valverde (Las Lumbreras, 30 años) parece tener una capa aislante. Como si vistiera un maillot ignífugo. Vive feliz pese a estar sancionado hasta 2012 por su implicación en la 'Operación Puerto'. Nunca ha dado positivo y se considera perseguido. Pero no malgasta un segundo en autocompadecerse y mirar al suelo. Está en Mallorca como si nada, en el hotel que ocupa el Movistar; comparte habitación con Chente García Acosta, su gregario fiel, y parece inmune a cualquier tipo de depresión. La botella medio llena: «Así tengo tiempo para ir a la playa». Valverde, con una sonrisa siempre a mano.

Está en Mallorca con sus excompañeros del Caisse d'Epargne. Se entrena con ellos, pero no compite. ¿Cómo lo lleva?

Bien, haciendo que poco a poco pase el tiempo. Claro que me gustaría correr, pero lo tengo asumido. No me queda otra. Entrenar y cuidarme. Y estoy mejor aquí con los compañeros. Así no pierdo el contacto con el ambiente de carrera.

Hace dos años, el once de febrero, el Comité Olímpico italiano le abrió el expediente que luego desembocó en su sanción. ¿Cómo lo recuerda?


Eso sucedió un día y ahora estamos en otro. Pese a no estar corriendo, estoy bastante más a gusto que aquel día. Recuerdo que lo peor de esa época es que no sabía a cuento de qué venía todo. Estaba preocupado. Llevaba ya tiempo metido en este follón.

Volverá a correr en 2012, ¿con el Movistar, heredero del Caisse?

Hombre, le estoy muy agradecido al equipo de Eusebio Unzúe. Se han portado muy bien conmigo y son mi primera opción, pero aún no hay nada cerrado.

Después de año y medio sin competir, ¿volverá a ser el mismo?

Notaré el parón en las primeras carreras. Me faltará ritmo. Ahora mismo, soy el del antes. Estoy al mismo nivel que tenía. Me he hecho pruebas y estoy exactamente igual. Si volviera hoy a correr, andaría prácticamente como siempre.

Dicen sus compañeros del Movistar que les ha dejado atrás en algún entrenamiento.

Hombre, he disfrutado. Me siento al mismo nivel que antes. Estoy bien. Con el mismo peso de siempre.

¿A qué aspirará en 2012?

A intentar ganar el Tour. No quiero irme sin estar en el podio del Tour.

Psicológicamente, ¿cómo lleva la inactividad - desde mayo de 2010 no compite-?

Mucho mejor que antes. Antes de ser sancionado, cuando conseguía una victoria siempre tenía que escuchar la coletilla de las dudas. Eso no me dejaba disfrutar de los triunfos. Ahora no hay nada de eso. Me levanto por la mañana, tranquilamente. Me entreno, estoy con la familia... No me caliento la cabeza con nada. Antes era un 'machaque' continuo.

Ha corrido desde los nueve años. Ahora, por primera vez, está parado.

Pues me ha venido hasta bien. Es un anticipo para saber lo que será mi vida después del ciclismo. Y me está gustando. Sigo disfrutando de la bicicleta y también de más cosas. Si un día no me apetece entrenarme, pues no salgo. Y si me da por estar dos meses en la playa, pues voy. Estoy disfrutando de la vida.

¿Qué cosas ha descubierto?

Sobre todo, he estado más tiempo con la familia. Hay cosas, repito, tan simples como ir a la playa que antes no podía hacer. Siempre estaba preparándome para el Tour o la Vuelta. Al principio me costó eso de ir a la playa, pero enseguida me acostumbré y ya no quería volver, ja, ja. Eso sí, sin dejar de entrenarme.

Igual se acostumbra a esa vida de sol y playa y luego le cuesta dejarla por el ciclismo.

No. Nunca he dejado de ser ciclista. Lo que pasa es que ahora estoy más liberado. Preocupaciones cero.

¿Cómo ha respondido la afición?

Bien. El que no me quería, sigue sin quererme, pero la mayoría me ha animado. A cualquier sitio que voy con la bici noto ese cariño.

Desde 2006 hasta 2010 vivió en medio del escándalo de la 'Operación Puerto', pero su rendimiento no se vio afectado. Parece acorazado ante la presión. ¿Se nota más fuerte mentalmente tras tanto lío?

Claro. Quieras que no, ha sido un golpe. Y me ha hecho más fuerte. Aprendes a aislarte. Mi situación ha sido difícil, pero yo he ido a lo mío.

¿Llegó a desesperarse, a pensar en dejar la bicicleta?


Siempre hay algún momento malo, pero también por otras cosas. Hay días que dan ganas de mandarlo todo por ahí. Pero he mantenido la ilusión. Una de mis virtudes es que paso página muy rápido, muy fácil. No se puede estar dándole vueltas a los problemas. Hay que afrontarlos y decirles 'hasta luego'.

Pero va a pasar inactivo dos de los mejores años para un ciclista profesional, los de la madurez.


Sí, pero ahora los ciclistas duran más. Antes, a los 33 ya estaban parados y ahora aguantan hasta los 36 o 37. Además, lo que ahora me han restado igual yo lo puedo sumar luego.

Y la gente, ¿pasará página o le recordará su pasado?


Que me digan dónde he dado positivo. En ningún sitio. Estoy cumpliendo sanción por algo por lo que no tendría que cumplir. Cuando vuelva ya habré cumplido el castigo. Partiré desde cero y nadie me podrá decir nada.

¿Se arrepiente del gasto en abogados que no han evitado su sanción?

Yo he luchado siempre por mi inocencia. Cuando crees que eres inocente, tienes que defenderte. Pero aunque hubiera contratado al mejor abogado del mundo, me habrían sancionado igual. Era sí o sí.

¿Cree que iban a por usted?

Iba a ser suspendido en cualquier caso. Buscaron mil artimañas. Y si no me sancionaron antes es porque no pudieron. No me han dejado defenderme.

¿Le gustó el Tour por la televisión?


Sí, fue un duelo Schleck-Contador. Estaban por encima.

Con usted, pudo haber sido de tres.

Creo que hubiera estado ahí, luchando por el podio.

Contador está ahora en una situación parecida a la suya, ¿qué consejo le daría?

Es una situación parecida, pero no igual. Se parece en la incertidumbre, en que ahora Alberto no sabe lo que le va a pasar, pero son casos distintos. El consejo es que tire hacia delante. Alberto es más joven que yo, tres años menos, y tiene mucho tiempo. El que es bueno, seguirá siéndolo. Tiene mucho ciclismo en las piernas y lo volverá a pasar bien. Regresará con más rabia y con más ganas.

Fuente: elcorreo.com

Óscar Freire: "Valverde volverá en 2012 y seguirá siendo el mejor"

Cuando los controladores antidopaje invadieron las casas y la intimidad de los ciclistas, Freire levantó la voz. Protestó por lo que consideraba un maltrato. Casi se quedó solo en esa protesta. Vio la insolidaridad que anida en su deporte. Aprendió. «Ahora paso olímpicamente de todo. Cuando se pudo hacer algo, no se hizo nada. Cada uno miraba por sus intereses. Ahora, como a muchos les ha pillado el toro, quieren hacer grupo y protestar. Y ahora es cuando yo no estoy de acuerdo en muchas cosas. No voy a poner la cara por nadie».

Freire sabe que la ley de este ciclismo es: «Sálvese quien pueda». Ni siquiera cree en esta unión reciente del gremio contra la prohibición del pinganillo: «Parece que los ciclistas se han unido, pero eso se debe a que lo del pinganillo les interesa a los directores y a los equipos. Cuando algo vaya en contra de los directores y los equipos, volverá la desunión entre los ciclistas. Así que seguiré por mi propio camino». Así llegó al ciclismo, así esprinta y así afronta el final de su extraordinaria carrera.

Ahora que las redes sociales e internet tintinean noticias y mensajes a cada minuto en los teléfonos móviles, Freire prefiere no saber. Mejor en su isla. «Es que cada día sale algo nuevo. Cada vez hay más medios para que la gente respete las normas antidopaje y, aun así, hay algunos que van de listos, se arriesgan y hacen daño a este deporte». Lleva demasiado tiempo sobre el asfalto para ser optimista. «Ojalá pudiera decirle a la afición que esto se va a acabar, pero ni yo mismo lo sé. Visto lo que pasa...». Freire es un dorsal del exilio, víctima de la falta de cultura ciclista española. El Mapei italiano, primero, y el Rabobank holandés, ahora, le mostraron ese otro mundo rodante: los adoquines, los muros, los templos flamencos, los sprints de leyenda... España vive para el Tour, y a Freire ni siquiera le gusta la ronda gala. En 2011 no la disputará. Tiene otros asuntos: San Remo, la Amstel Gold Race, el Mundial...

Los españoles han ganado los cinco últimos Tours. En la próxima no estará Valverde y, casi seguro, tampoco Contador. «La afición se desanimará. Pero es que nos habíamos acostumbrado a esos triunfoxs. Parecía fácil ganar el Tour, y no lo es. Bueno, Valverde volverá en 2012 y seguirá siendo el mejor. Con Contador no sé qué pasará. No pinta bien. No lo va a tener fácil para correr».

Fuente: elcorreo.com

miércoles, 9 de febrero de 2011

Valverde, muy contento con el Movistar

Desde el día 2 de febrero, Alejandro Valverde se encuentra en Mallorca, donde participó en varios entrenamientos con los corredores del Team Movistar.

El corredor murciano quiso aprovechar el buen tiempo mallorquín y la presencia de sus antiguos compañeros para entrenar en grupo.

¿Cuándo tuviste la idea de venirte para Mallorca y tomar parte en la concentración del Team Movistar?
“Desde hace tiempo, tenía esta idea. Hablé con Eusebio Unzúe y él me dio la oportunidad de venir a rodar con mis antiguos compañeros. Estoy muy contento por estar aquí y compartir kilómetros con los corredores del equipo, además de compartir lo que es la vida en un equipo.”

¿Cómo ha sido el reencuentro con algunos de los que fueron tus compañeros en el Caisse d’Epargne?
“Volverme a ver con ellos ha sido un momento privilegiado, una alegría compartida. Poder pasar estos días con ellos es importante para mantener viva la ilusión de estar en un grupo unido, un conjunto. El hecho de sentirme arropado también cuenta mucho para mí. Después de tanto tiempo sin vernos, el reencuentro ha sido fenomenal.”

Participaste en entrenamientos con corredores que empiezan su temporada mientras que otros tuvieron ya la oportunidad de competir este año, en Australia y en Argentina. ¿Cómo te encontraste durante toda la semana, rodando con ellos?
“Es verdad que las concentraciones de inicio de temporada son un poco especiales. Se trata de entrenamientos y no de competición, donde cada uno tiene sus ritmos, sus kilómetros. Después de estar tanto tiempo sin competir, la verdad es que me encuentro a un buen nivel, prácticamente el mismo que el año pasado cuando vino a entrenar aquí para preparar la temporada 2010. Saldré de esta concentración aun más animado y motivado para seguir entrenando antes de poder volver a competir.”

¿Qué tipo de entrenamientos realizaste en Mallorca?
“Hemos hecho un poco de todo. Entrenamientos largos de 5 horas y media, y otros más cortos de unas 3 horas y media más o menos. Realicé también algunas pruebas de esfuerzo. Estoy satisfecho por todo lo que estoy haciendo aquí y salgo mas reforzado.”

¿Cómo mantuviste la forma durante el invierno?

“Quise mantener el mismo ritmo que siempre. Entrené duro hasta octubre. Luego hice un parón de unos 25 días. A partir de allí, empecé a trabajar en el gimnasio, a andar, practicar bici de montana; de todo un poco para no perder la dinámica de los años anteriores. Ahora ya entrenando solo con la bicicleta de carretera para ir acumulando kilómetros y haciendo base.”

¿Cómo vas a seguir preparándote después de dejar las Baleares?

“Ahora volveré a casa y entrenaré dos días un poco más suave, porque aquí hemos entrenado duro, haciendo muchos kilómetros en la isla. El equipo se va a ir de una competición para la otra y yo seguiré mis entrenamientos en Murcia. Sin embargo haré también mis pequeñas concentraciones. Más adelante, cuando hará menos frío, iré a trabajar un poco en altura, como lo solía hacer los años anteriores. Importante es no perder el ritmo y estar lo mejor preparado posible cuándo podré volver a competir. Quiero dar las gracias a todos los aficionados que me siguen animando cada día. El hecho de encontrarme aquí en Mallorca con otros equipos y ver que todo el mundo está conmigo me anima también mucho. Ver que todos están con muchas ganas que vuelva y dándome ánimos, me ayuda a trabajar más y mejor.”

Fuente: Prensa Alejandro Valverde